Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

El mes de abri estuvimos recorriendo Japón con nuestro bebé de entonces siete meses. Hemos recibido muchas preguntas por redes sociales así que en este post intentaré responder a todas vuestras dudas sobre viajar a Japón con bebé.

¿Dónde comprar pañales y leche en Japón?

Una de las primeras paradas al llegar a un destino nuevo es comprar pañales y toallitas. Nosotros encontrábamos siempre en las farmacias Matsumoto Kiyoshi y las grandes superficies Ito Yokado. El precio medio de unos 50 pañales oscila entre 6-8 euros. Respecto a leche de fórmula he estado investigando y la marca más popular en Japón se llama Meiji, veréis que en ocasiones venden la leche en polvo en tabletas que ya incluyen la dosis necesaria. Milo no toma leche así que en este tema he tenido que consultar a dos mamis japonesas, espero que os sirva.

Botiquín para viajar a Japón con bebé

Cuando visitamos a nuestra pediatra y le planteamos nuestro viaje y qué debíamos llevar en nuestro botiquín nos dijo que antes de pensar en medicinas era esencial llevar un buen seguro médico y no escatimar en consultas en caso de necesitarlo. Contarte que para Japón no existe ninguna vacuna obligatoria más allá del propio calendario de vacunación ( aún así por favor consulta con tu pediatra)

Además aquí tienes nuestro botiquín para viajar a Japón con bebé pero siempre consulta con tu especialista antes :

Termómetro

Apiretal

Gasas estériles

Tiritas

Cristalmina

Protección solar

Suelo fisiológico para lavados nasales

Lactancia materna en Japón

La experiencia de dar lactancia materna en Japón fue bastante fácil ya que en estaciones de metro, centros comerciales incluso en plena calle podíamos encontrar las salas de lactancia más limpias y cómodas que hemos visto en mi vida. Por otro lado, era casi imposible encontrar mamás lactando en público. Creo que es algo que se sigue haciendo “de puertas para dentro”.

Comida para viajar con bebés en Japón

Desde nuestra experiencia, Japón tiene posibilidades para seguir haciendo Baby Led Weaning o alimentar al bebé mediante potitos u otra comida preparada . Nosotros nos trajimos un stock de 8 potitos en la maleta facturada por si acaso durante días de traslado se nos complicaba el tema de las comidas. Comprarlos en Japón es fácil y desde aquí os recomiendo la marca internacional Babybio ( no me pagan eh ) para asegurarse de que la comida de bebé siga siendo de calidad.

Si vuestro bebé tiene más de doce meses, tendréis menos restricciones a la hora de comer en restaurantes. En nuestro caso combinamos comprar fruta fresca con prepararle platos del desayuno de los desayunos de los hoteles. Afortunadamente los desayunos incluían verdura al vapor, pescado ( sí, yo también flipaba) y huevos. También os confesamos que al principio del viaje éramos muy estrictos con que no probase nada nuevo “por si le daba alergia”. Con el paso de los días, empezamos a ser más flexibles y a permitirle probar alimentos nuevos siempre siguiendo estas pautas (una vez más son las pautas habladas con nuestra pediatra):

Introducir alimentos nuevos hasta mediodía para poder reaccionar en caso de reacción alérgica y que no le pille durmiendo por la noche

Introducir alimentos nuevos durante 3 días consecutivos, esto es todo un tema, para algunos son demasiados días. Como nosotros somos un buenos padre apestando a primerizo siempre introducimos durante 3 días. Así tampoco tiramos comida ya que la utilizamos varios días seguidos.

Prestar atención a los tipos de corte de la comida según la etapa evolutiva en la que se encuentre tu bebé

Universal Osaka con bebé
UNIVERSAL OSAKA

Viajar a Japón con carrito de bebé

Una de las preguntas que más he recibido ha sido cómo de fácil es viajar a Japón con carrito de bebé. A nivel transportes, no tendréis ningún problema ya que cualquier estación está dotada de ascensores y son muy respetuosos con la prioridad para los carritos.

Eso sí, a nivel templos y monumentos es otra historia. En muchas ocasiones no permiten la entrada a carritos y tienes que dejarlo en una zona establecida y llevar al bebé en brazos o al porteo. Y en otras es absolutamente al contrario, aunque quieras dejar el carro y subir con el bebé al porteo, encontrarás carteles avisando de que está prohibido aparcar carritos ( como en Fushimi Inari).

En fin, que viajar a Japón con carrito de bebé puede ser en ocasiones cansado físicamente ya que los exteriores de muchos templos están cubiertos de piedrecitas ( tu pesadilla con un carro de bebé) y los accesos no están preparados. Algo que me pareció curioso es que si vas en silla de ruedas sí que tienes otros itinerarios disponibles para acceder a templos y monumentos pero con carro de bebé no te permiten utlizarlos.

Volverás a casa más fuerte, pero vale mucho la pena viajar a Japón con bebé.

Subir al Monte Fuji con bebé

Otra de las grandes preocupaciones que más veces leí, era la de subir al Monte Fuji con bebé. Teniendo en cuenta que el Monte Fuji es un volcán con zonas todavía activas, evitamos acercarnos a aquellas que siguen desprendiendo gases que pueden ser nocivos para los pulmones de un bebé ( está todo indicado) . Sin embargo, pudimos pasar dos días en Hakone moviéndonos en teleférico sin problemas. Creo que la clave es no venirte arriba y respetar los carteles que indican peligro ( como en cualquier parque natural, vaya…)

Booking.com

¿Es Japón baby friendly?

Una de las ideas preconcebidas con las que viajábamos a Japón es que es un destino ideal con peques. Y la verdad es que no defraudó. Milo fue el rey del país durante todo el mes y nos abrió las puertas para socializar un poco con los locales. En los restaurantes siempre le ponían su kit de cubiertos infantil, dejaron a Milo entrar con su padre a los Onsen y siempre nos sentimos bienvenidos.

Tokio con bebé
TOKIO CON BEBÉ

Sin embargo, por Instagram me comentasteis que con niños más mayores eran un poco “menos simpáticos” incluso no les permitían entrar a determinados restaurantes. Por suerte no tuvimos ninguna experiencia así, más bien al contrario. La única pequeña queja que podríamos tener es que en el metro de Tokio al final del día los hombres de negocios ponían mala cara e incluso se iban si Milo lloraba o montaba mucho escándalo. Pero vaya, que supongo que el ritmo de la ciudad no ayuda y que a esas horas pues no te viene bien sentarte al lado de un bebé.

Por todo lo demás, siempre estaré agradecida a Japón por cómo de bonita fue la experiencia de viajar con un bebé. Y tú, si has llegado hasta aquí, no le des más vueltas, y compra ya esos billetes…

¿Qué vas a hacer en Japón?

Comparte esto en:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Leave a comment